martes, 1 de julio de 2008

Comentarios de los lectores



Aquí podéis dejar vuestros comentarios, valoraciones, críticas, observaciones, propuestas, sugerencias, ideas y hasta quejas, que la lectura del libro os haya provocado, agradeciendo también que comentéis cuáles son los cuentos del libro que considereis más interesantes y los que menos.

En castellà o en català, és clar.

Vuestra es la palabra.

27 comentarios:

Anónimo dijo...

Lejanos quedan los días en que con un vinito y un pica pica rompimos el hielo y comenzamos esa difícil comunicación entre "raros", raros porque el que escribe es un "ave raris" hasta el momento en que sale del cascarón o incluso tras ese momento aunque entonces tienes como licencia de serlo. Felicidades, Jordi, por salir del cascarón y buena suerte en la emocionante travesía futura.

Leí Formas del relámpago de un tirón, no sólo una historia, como indicaban las instrucciones de uso, sino todo el libro. Quería el reencuentro entero y ver qué sensación me dejaba.
Conocía de antes La cortina, La cena está lista y Gigantes, en versiones sin la última revisión y después de leerlas te reitero lo que ya te dije: tu voz narrativa ha agradecido todo ese trabajo de esas horas que robas a la noche. (Vampiro, te llamó la presentadora de la radio y medio lo admitiste. Pues vampirea...) Los tres me parecen relatos redondos, de sólida estructura en los que el lenguaje fluye y te envuelve mientras la narración te arrastra y las historias son muy tuyas, del escritor que me resulta familiar y conozco.
Esas historias las he disfrutado por todo su significado de reencuentro, pero me quedo en esta primera lectura con otras: El cliente y Chatarra.
Intentaré explicar la razón.
Soy una amante de lo inútil, de todo lo que no arroja beneficio, de los paisajes sin retocar, de las experiencias salvajes y en bruto que no se maquillan ni tienen un objetivo estridente, de lo que es en sí mismo sin doblegarse a los ojos del espectador. Y en esos dos relatos encuentro todo eso a nivel de estructura, de lenguaje y apurando hasta en la psicología de los personajes. Son los relatos más noire y en los que más calladamente, sin indicaciones, sin malabarismos, el lector, yo, llego a puerto de mi experiencia estética, a casa.
Me parecen cercanos a Onetti, probablemente sin fundamento, sobre todo Chatarra.

Y eso es todo, espero que otros se animen y el intercambio siga.
Al autor, feliz andadura.
Buenas noches Yolanda

loan dijo...

El CLIENTE
Por cierto, respecto a El Cliente en concreto se me ocurre una pregunta.
Has comentado, Jordi, que sueles escribir teniendo la narración más o menos cerrada y que en este relato vagaste en contra de lo habitual sin saber adónde te llevaba y por eso te quedó un poco más largo.
Creo que ese relato es también bastante especial porque está más libre de la influencia de lo real.

¿Fue una experiencia más o menos satisfactoria a la hora de escribirlo? ¿Qué diferencias piensas que puedan haberse dado en la narración por sí misma por ese cambio de método?

Y por supuesto abro el foro a los que también han leído con gusto El Cliente...

Jordi dijo...

Loan,
hay quien me ha dicho que ha notado en este relato una fluidez que quizás otros no tenían. Supongo que escribir con esta libertat hace que el leguaje sea más limpio y el acto en sí sea menos ingrato al carecer de los condicionantes que tiene una historia que ya has cerrado en tu cabeza. Esta es la ventaja, la amplitud de movimiento hace más agradable la escritura y, probablemente, el lector también lo agradece, pero el inconveniente es que puedes perder el control de la historia, y eso en cuentos cortos y densos puede ser que se resienta. No sé si es el caso. Veremos qué dice la gente.

Karma dijo...

Be,Ja tens la web en marxa,desitjo de tot cor que t'hagi agradat i ara em dedicaré ha llegir el teu Llibre, tot i que ja vaig per el tercer conte.

Que tinguis molta sort en aquest nou camí.

Carme

loan dijo...

ANÉCDOTA de una amiga cuya mujer de la limpieza era por aquel entonces la madre de su mejor amiga:
LA CENA ESTÁ LISTA
Ingredientes:
Una nota con el encargo de cocinar un estofado con lo que se ha dejado sobre el mármol (nota de hace varios días que sigue por ahí)
La bolsa con unas sobras para el perro de unos amigos (de hoy, dejada con prisa)

El resultado...Aquí La cena también estaba lista... pero nadie se la comió.

Anónimo dijo...

abans de res et vull felicitar per la valentía que suposa publicar el teu primer llibre i que espero no sigui l´últim. Et vaig fer cas i me´l vaig cruspir d´una tirada, cosa que va ésser bastant fàcil. Jo no entraré en fer una valoració "acadèmica" del llibre, hi ha gent qualificada per fer-ho molt més que jo. Només et vull dir que vaig llegir el llibre com si fos d´un autor desconegut i la sensació després d´acabar-lo va ser d´haver passat una estona fruïnt extraordinariament. La primera història ja em va sorpendre molt i ja em va posar en guàrdia pel que podía venir després. Et repeteixo, vaig gaudir mastegant totes les trames fins que es va acabar. Suposo que al final el més important és que quan algú llegeixi el teu llibre, disfruti i passi una estona molt agradable.
Enhorabona! ho has aconseguit.
Espero que tornis a publicar quelcom més per seguir gaudint de les teves històries.
Salut

Anónimo dijo...

Enhorabona. M'ha encantat.
Tots els contes t'enganxan fins al final i no pots deixar de llegir-los per veure com acaben.

N'hi ha que et sorprenen molt i no te l'esperes, com el de l'home que perd l'amant i l'amiga i no pot dormir pensant si la seva dona hi te res a veure,o el que acaba espiant la seva dona amb el veí.

Em sembla que t'has deixa´t el més intrigant pel final, fins i tot tens ganes d'avisar la nena que no faci res, que mata els seus pares!!!!!! Mira que és dolent això d'enganyar els nanos, ja m'estaré prou de dir-los mentides.

Lo dit. Felicitats!!!! Espero que et quedin forces i ganes per continuar escribint. Moltes gràcies per fer-me passar una molt bona estona.

A.F. dijo...

Tens una narrativa que cavalca al límit entre la precisió i l'objectivitat. Les paraules i els girs son d'una finor quasi quirúrgica, amb una gran riquesa de lèxic.

La monotonia, la passió, la por,... cada conte és la descripció d'una emoció que traspua al llarg de la descripció, amb una capacitat de síntesi inaudita.

Endevino un coneixement profund de la condició humana i una actitud observadora perquè sinó és impossible descriure amb tanta precisió

La lectura és una de les meves passions i he gaudit amb el teu llibre.

Ara entenc que feia allà el Màrius Carol...

Moltes gràcies, serè el teu prosèlit.

Una forta abraçada

A.F.

Loan Day dijo...

El Golpe
Creo que se trata de un relato que leí hace muchos años y que entonces se titulaba algo así como Una historia normal..., no lo recuerdo exactamente, recuerdo que fue por los días en que en els Quatre Gats buscaban alguien que les llevara su folleto literario con el menú del día detrás...que fue de los primeros contactos.
Por aquel entonces el final era otro (aunque todo el relato en sí ha cambiado dando paso a una voz narrativa más madura, pero me refiero a la historia en sí):
El hombre perdía a su novia y se perdía a sí mismo el respeto por no "actuar" por no "plantar cara al del coche que ya siempre lo perseguiría".

¿Se puede decir que si al cabo de los años nuestros finales cambian puede que también haya cambiado algo en nosotros?

Es un pensamiento.
El relato es interesante porque el peso social a veces nos hace actuar en contra de lo que nosotros mismos haríamos sin ese peso.
Endavant!!!

Jordi dijo...

Bueno, te explico:
El relato al que te refieres se llamaba "Cosas que pasan" y es uno de los descartados. Puede tener ciertas similitudes con "El golpe" pero no es la misma historia. Aquel se basaba en algo que le ocurrió y me contó alguien que estaba presente el día de la presentación. El relato era muy fiel a la historia y sólo modifiqué algunas cosas e inventé el final. También era una anécdota relacionada con un conflicto de tráfico pero no era la misma en la que se ha basado "El golpe", aunque es verdad que tienen puntos en común. Podían haber convivido los dos en el libro, pero no ha sido así. De todas manera miraré de colgarlo en la web próximamente.

Lluis dijo...

be Jordi t'he de dir que el llibre m'ha encantat, realment no he pogut deixar cap compte a mitges i ha sigut una experiència divertida llegir quelcom que ha escrit algú que coneixes i identificar o creure que identificàs algú conegut entre els personatges. No estic capacitat per fer una critica literària però et puc dir que m'he divertit llegin lo.

Anónimo dijo...

Yo conozco una historia sobre mujeres de la limpieza que puedo explicarte en privado pero que aqui puedo dar unas claves:

Desconfianza, camara oculta, ropa, papeles.............. ahhh y si me lo propongo incluso puedes tener las imagenes.

Anónimo dijo...

Històries que et sorprenen, que t'indignen, que copien part de la teva pròpia vida. Però sobre tot, històries escrites amb un toc especial que et fa seguir-les amb ganes des del començament. Amb avidesa, en algun moment.
Per a mi la més exquisida ha sigut La Cortina; car d'una forma tan especial et mostra com les coses es poden veure des de punts de vista diferents i com canvia el resultat.
Per contra, la que m'ha deixat més fred ha sigut El Cliente.
Pel mig hi gaudit amb la sorpresa esvaïda (pels comentaris que es varen fer a la presentació del llibre) del final. Però sorpresa així i tot pel final feliç truncat.
Amb la gelosia estúpida de Sombras en el Jardin
Amb les reaccions impensables e inesperades a Gigantes
Amb l'incertesa de La Cena está lista; les reaccions brutals de gent tranquil·la i apocada, com a El Golpe i Chatarra i la segona millor per a mi, encara que una mica amb el final esperat, la mescla de fatalitat i innocència de La Noche de Reyes.
Resumint, Jordi, hi disfrutat d'allò més llegint el llibre, de la teva forma d'escriure i dels girs imaginatius que hi poses i que augmenten el plaer de la lectura.
Desitjo que això sigui el primer pas, només el principi; pel teu bé i per la joia dels que et llegim.
Una forta abraçada.

Paco dijo...

Històries que et sorprenen, que t'indignen, que copien part de la teva pròpia vida. Però sobre tot, històries escrites amb un toc especial que et fa seguir-les amb ganes des del començament. Amb avidesa, en algun moment.
Per a mi la més exquisida ha sigut La Cortina; car d'una forma tan especial et mostra com les coses es poden veure des de punts de vista diferents i com canvia el resultat.
Per contra, la que m'ha deixat més fred ha sigut El Cliente.
Pel mig hi gaudit amb la sorpresa esvaïda (pels comentaris que es varen fer a la presentació del llibre) del final. Però sorpresa així i tot pel final feliç truncat.
Amb la gelosia estúpida de Sombras en el Jardin
Amb les reaccions impensables e inesperades a Gigantes
Amb l'incertesa de La Cena está lista; les reaccions brutals de gent tranquil·la i apocada, com a El Golpe i Chatarra i la segona millor per a mi, encara que una mica amb el final esperat, la mescla de fatalitat i innocència de La Noche de Reyes.
Resumint, Jordi, hi disfrutat d'allò més llegint el llibre, de la teva forma d'escriure i dels girs imaginatius que hi poses i que augmenten el plaer de la lectura.
Desitjo que això sigui el primer pas, només el principi; pel teu bé i per la joia dels que et llegim.
Una forta abraçada.
Paco Crespo

MÒNICA dijo...

FELICITATS
Escriure, que el que escrius es publiqui i que les persones que et coneixen i les que no et coneixen llegeixin el que es escrit: MÀGIC
Jo les històries les he trobat sorpenents, és a dir, el fet que conec qui les ha escrit el que em passava és que em feia distreure i anava pensant: caram el Jordi, ostres el Jordi,però d'on ha tret aquestes idees...
M'han agradat però no les he llegit de cop, un dia una i un altre dia una altra, totes seguides no em venia de gust però una a una millor. Una companya de la feina se les va llegir totes amb una nit!
Una abraçada ben forta a tots tres!
Mònica

Anónimo dijo...

Hola, amigo:

Devant de tanta lloança, aquí va una queixa:

Pel que veig, entre els teus fans i amics, sóc l'única persona a la que ha tocat un exemplar de "Formas del Relámpago" en el que els comptes s'entrecreuen... de la plana 18 ( La HISTORIA HOSTIL), passa a la 45 ( PERO ESO NO CUENTA), de la de la 33 ( LA CORTINA) a la 47 ( SOMBRAS EN EL JARDÏN).... Ha estat tot un hàndicap!!!!!, peró força divertit.
Igual arriva un dia que es cotitza com a "ejemplar raro de coleccionista".
Salut i sort.
Fins aviat

Ah!!! Els meus favorits "CHATARRA" ( tu ja saps perquè) i "LA CENA ESTÁ LISTA"

Anónimo dijo...

Sempre he tingut el costum de quan començo un llibre, mirar-me la fotografia del seu autor i llegir-me la petita bibliografia que s'hi posa. Vaig llegint les pàgines i m'imagino la personalitat de l'autor, com deu ser,...Ha estat tota una experiència, llegir-me un llibre coneixent l'autor, de fet, m'ha passat una mica com la Mònica ("ostres el Jordi") i ara ja sé que tot el que imaginava dels autors, probablement no és cert.
El llibre és SORPRENENT, dins d'un mon més aviat monòtom, és del tot gratificant, la capacitat pertorbadora, impactant de les seves històries.
Moltes felicitats!!! Gràcies. I segueix escrivint.
"L'explosiva"

Anónimo dijo...

Este libro me encanto.........

Anónimo dijo...

A mí también..

Anónimo dijo...

Muy buenas. Caramba! en cada ocasión que husmeo por la web agradablemente me encuentro con más adeptos... y todos ellos , al parecer, muy satisfechos. Me alegro mucho.
Leí tu libro en una semana. Ciertamente me resultaba difícil asimilar más de dos cuentos. Quizás por ello, al terminar, tuve la sensación de haber leído una única historia en la que se interrelacionaban una serie de personajes movidos por unas constantes.... la infidelidad, los celos, la desconfianza, el rencor, la venganza...un gran abanico de miserias humanas dispuestas en un escaparate de tal modo que resulte al lector más cercano y familiar de lo deseado...(aunque en la intimidad de la lectura todo queda para uno). Si bien, me gustaría decirte, querido Maca, que esos abruptos finales en los que abandonas literalmente al lector a su suerte, sintiendo vértigo ante el acantilado...ansiando hallar, de entre la oscuridad, la mejor opción...puede hacerte un flaco favor...o hacer del libro una interesante y genuina obra , calca del padre que la parió ( si se me permite la expresión). No obstante, si en la variedad se encuentra el gusto, opta por divulgarla, y, de tanto, en tanto, si lo "gris" se tiñe de "claro".. pues bienvenido sea...
Opinión humilde y personal: en SOMBRAS EN EL JARDIN el sujeto del teléfono ha quedado algo "blando"...le ha faltado MALDAD para destacar la desproporcionalidad existente entre él y ella, ésta por cierto... tal cual....
LA CORTINA me ha impactado precisamente por la sencillez y naturalidad del desenlace. Quisiera resaltar también el hecho de encontrar la figura de la "comparación" reiteradamente en todos los cuentos...como queriendo reflejar una situación o una estancia fiel y real en la imaginación del lector, sin que quepa duda alguna.
Evidentemente, no he podido separar el escritor del amigo, si bien desde la mayor objetividad posible, decirte que me resultó muy interesante leer tu obra y deseo que sea la primera de una "familia numerosa" .
E. Petons als tres.

VUK dijo...

grasies per la teua visita al meu blog, disculpa mi catalá mal hablado y acepta mis mejores deseos para tu bebé. sí, supongo que como la ropa nueva los libros pasan de temporada una vez se han presentado "en sociedad" como decías. me quedo con ganas de leerte. un abrazo.

Anónimo dijo...

... y como la ropa usada que ya dejó de ser nueva, pueden tener la oportunidad de un "revival". Creo que no hay que darle demasiada importancia a la sociedad y simplemente hay que seguir escribiendo.

Gabo había escrito bastantes libros y tenía otros tantos en el cajón cuando Cien años de soledad llegó y lo convirtió en el "maestro". ¿Por qué no habían sido la bomba los libros anteriores y lo fue ése? MISTERIOS. ¿Misterios?

Felicidades por este libro y ¡a por los siguientes!

VUK dijo...

Creo que fue rememorando… Viajaba por las entradas antiguas de mi blog buscando comentarios perdidos y nuevos universos sobre los que estacionarme un rato y encontré unas palabras, dedicadas a una anotación personal, que me sorprendieron. Una nota, escrita con sumo cuidado, que ofrecía una sensación compartida y un certero apunte sobre el nacimiento de una obra, su poder de presencia por ser novedad y su habitual entierro precoz, en estantes olvidados de librerías sin nombre.
Movida por la curiosidad, me adentré en el blog de aquel tal Jordi Mac para agradecerle su visita, confesando también que, después de bucear un poco en su espacio, me había quedado con ganas de leer su libro. Él me mandó un mail, ofreciéndome un pacto: me haría llegar “Las formas del relámpago” a cambio de una crítica en ambos blogs (el suyo, ésta es, y en el mío, hecho). Yo no pude decir que no.
Yo no pude decir que no porque siempre pienso “¿qué tipo de loco no quiere que le regalen un libro?” y siempre me respondo, “un loco equivocado”.

Todo el mundo sabe que sólo escribo lo que me gusta y sobre lo que me gusta y que no hago favores o concesiones en mi espacio porque lo considero mi único reducto real de comunicación y mi parcela de libertad sin censura o de vómito sin miedo al juicio. Aunque después yo misma me censure o reescriba varias veces un mismo texto. Escribo en lo que creo y no adquiero compromiso al respecto. Pero no pude decir que no. Más que nada porque pensaba que si no me gustaba ya encontraría la manera de ser honesta sin ser despiadada y de cumplir el trato sin traicionarme pero no sé porqué intuía, (¿quizá por el cuidado de su mundo visible?), que no iba a hacerme falta inventar excusas.
Debo decir también que me parezco a mi abuelo, una persona de palabra, y que creo que siempre que he podido y repito, que he podido, la he cumplido sin remisión. Y también creo que suelo ofrecer mi voluntad y que es mejor decir la verdad que una mentira. No pude decir que no.
A lo que iba que me lío… De un día para otro recibo el paquete por correo certificado (“y ojo, que es catalán y que tipico el tópico, que con él no se cumple”) pero no puedo disfrutar mi regalo a causa de un bajón, por noticias frustrantes, que ni la lectura consuela y que dura unos cuantos días.

Hasta que uno me levanto pensando en que tengo trabajo (un capitular para “El comisario”) y en que soy feliz por abrir sorpresa y no factura y cojo “Las formas del relámpago”, que con tanta diligencia me habías hecho llegar. Cogí el libro y me lo leí en la cama, en el sofá, en el baño, en el metro, en el portal, en el camerino (durante el rodaje no pude) y de camino por la calle de vuelta hasta mi casa… No. No lo leí. Lo disfruté.
Disfruto cuando no hay faltas, cuando no hay erratas en un libro y lo subrayo a lápiz, a boli o a rotulador y pintarrajeo las frases que me gustan para adueñármelas de algún modo. Sé que así estarán ahí, dispuestas, para mí, para siempre.

Así que, Jordi, doy para mí, por cumplida, mi parte del trato. Y lo mejor es que se han cumplido ambas satisfacciones: disfrutar de su lectura y cumplir los pactado.

Si me preguntas qué me gusta de tu libro te diré que considero que tiene relatos redondos, perfectos, nada demorados en los detalles de la descripción, pero consiguiendo una, perfectamente elaborada con magistral intuición y con la palabra certera, la necesaria, la imprescindible. Tenía la sensación de que me encontraba leyendo un guión… o viendo una película, como si esos cuentos fueran ya cine o pudieran ser filmados (futuro bastante posible si la industria cinematográfica española estuviera bien encauzada)… Pero lo que me daba la sensación de lo que los sumergía definitivamente en el género del relato (y no en el del guión) era el empleo y significado de los comparativos, los comparativos más categóricos y certeros que he leído en mucho tiempo y que nunca diría sino una voz en off en el cine para alejarse de la telenovela. Si algo me gusta de la literatura es cuando leo una oración, que resume todo lo que yo quisiera haber dicho alguna vez, esa comparación perfecta, la frase justa que hace vibrar.

Me gustan la estructura y el ritmo de cada una de “las formas del relámpago”, el dinamismo intrínseco de los textos y las dinamitas poderosas que los vertebran.

Estos relatos son pequeñas descargas de placeres, de vértigo, de inseguridades, de decisiones, de cuerdas flojas y de riesgos y siempre tienen un poderoso final, que deja con la boca abierta.

Sensaciones a rescatar de su lectura: la atmósfera previa a la tormenta. Un “qué pasará” con múltiples posibilidades y finales total y arrolladoramente ciertos.

Gracias.
Deb

Anónimo dijo...

Bien
La verdad es que no me atrevía viendo el alto nivel de comentarios que hay en este apartado del blog, y ya no digo del que precede a éste. Pero sé que a él le gusta y creo que se lo merece.
Yo también he disfrutado con la lectura de Formas del relámpago y tampoco me he podido quitar de la cabeza su imagen cuando leía los cuentos (leer de un escritor que conoces, cosa curiosa porque antes del 26/5 no conocía a ninguno, o pensaba que no conocía a ninguno) y identificar las tramas de los cuentos con esa mezcla explosiva de leve timidez y humor tirando a negro que a veces resulta imprevisible y que apreciamos quienes lo conocemos.
"Vértigo ante el acantilado" se ha dicho en un comentario anterior. Qué bien definido, nos lleva de la mano y nos suelta dejándonos allí delante, con el abismo de la historia y escapándose corriendo quizá hacia otro cuento, para volver a hacer algo parecido.
Bien, me ha gustado y ahora que ya hace días que terminé de leerlo voy a por su reelectura pues creo que es cuando más puede disfrutarse este libro. Me quedo con todos pero especialmente con el mecanismo perfecto y desordenado de "La tarde en cuestión", las infidelidades y la angustia por la desconfianza del ser más cercano de "La cena está lista", la pulsión lacónica de "Chatarra" y esa terrorífica delicia que es "Noche de reyes".
No nos hagas eperar para el siguiente

Anónimo dijo...

Me he precipitado al darle al botón. Sólo decirte que se agradece el cambio de la foto del autor.

Anónimo dijo...

bueno, me pasa como a uno de los anonimos, no me atrevia ha hacer comentarios, viendo el nivel , pero aqui estoy, no queria dejar pasar la oportunidad de decirle al Jordi las sensaciones que he tenido leyendo su libro; en cuanto a los cuentos, me han encantado, he disfrutado leyendolos, que mas que leer los he devorado, ha sido una lectura facil, agradable,elegante, con una narrativa muy cuidada, casi perfecta, muy descriptiva, lo que hacia que te metieras facilmente en escena, y que te sintieras uno de los personajes.
Todos los cuentos me han gustado, pero el Golpe, la Cortina, y el Cliente, son con los que mas he disfrutado.Por otro lado, leer una obra de alguien a que conoces,y del cual te has hecho ya una idea prederterminada, no deja de tener algo de morbo, ir descubriendo pagina a pagina, algo de su personalidad, que ni te habrias imaginado, descubrir ese lado oscuro que todos tenemos,se me hacia raro leer algo del Jordi, tan diferente de lo que normalmente leo de el. Enorabuena, espero con impaciencia el próximo, y como tu bien dijiste:"En aquests contes, però , no podem fer res, el que hagi de passar passará sense remei"

Anónimo dijo...

Saber que en Jordi escrivia contes, ha estat una sorpresa. Fins ara, només l’havia conegut en la seva faceta estrictament laboral i descobrir la seva “doble vida” ha estat un fet gratificant.

Sovint, quan camino pels carrers de la ciutat o vaig en tren, intento “posar una història” a cada una de les persones amb les que coincideixo i moltes vegades he intentat imaginar-me com és la seva vida.

Darrera de cada persona anònima s’amaga un personatge en potència, susceptible de ser la inspiració d’una obra literaria i ser el protagonista de la més inversemblant de les històries.

Sempre m’ha agradat aturar-me davant de le situacions quotidianes, tant aprop i tant lluny alhora, que justament per quotidianes esdevenen imperceptibles als nostres ulls, de tant acostumats com estem a veure-les.

Jordi, “manipulador de anécdotas y depredador de historias ajenas”, consigue con su magnífica escritura, liberarlas de esa invisibilidad y letargo y reflotarlas a la superficie, aportando una visión diferente de aquello que forma parte de nuestro día a día, sin que a menudo ni siquiera seamos conscientes de su existencia.

Y es a partir de ese punto de inflexión, cuando al abrir la caja de Pandora de la imaginación, se arriesga a dar un final ficticio y transformarla en una nueva historia, entetejiendo nuevas situaciones que nada tienen que ver con la historia real.

Captor de confidencias de amigos y extraños, - quizás ya le asignan ese rol porqué intuyen su gran capacidad de observación y su sensibilidad para sumergirse en los detalles-, girando alrededor del poliedro de lo cotidiano, consigue nuevas perspectivas, y deja que esas historias incipientes dejen de ser fidedignas, para crecer libremente, alimentadas a partir de ahora, únicamente por su fantasía.

Simplemente hay que tener clara la composición de su fórmula magistral, para que nadie, al sentirse aludido, pueda pensar que ha traicionado la confianza que en él depositó. De ser así, quizás nos perderíamos, en futuras obras, ese punto de duda que impregnan sus cuentos, suspendidos en la cuerda floja que divide la realidad de la ficción.

"Pienso que es bueno que en un relato haya un leve aire de amenaza... Debe haber tensión, una sensación de que algo es inminente"

Raymond Carver

Datos personales